El Mejor consejo para ser feliz

El Mejor consejo para ser feliz

CONSEJOS DE NOVIA CASADA

Una vez pasado el ajetreo de la boda y todos los preparativos, las presiones y el stress que todo ello conlleva, la novia es capaz de sentarse tranquila y relajada, orgullosa de lo bien que ha salido todo y dictarte unos sabios consejos que, de seguro, serán fundamentales a la hora de ponerte manos a la obra:

 

1. DISFRUTAR DE LA PREPARACIÓN EN TODO MOMENTO

Será fundamental a la hora de empezar con los preparativos que no os obsesionéis con ellos ni con la boda en sí misma. Todo sale bien si se planea con tiempo, con los profesionales debidos y sobre todo con ganas y firmeza en las decisiones.

Lo primero de todo, sin duda, es esclarecer con vuestra pareja los indicativos iniciales de cómo será vuestra boda: TIPO DE BODA, FECHA, LUGAR Y PRESUPUESTO. No os salgáis de esos cuatro puntos…

El resto, no dejar de dormir por los inconveniente que vayan surgiendo y, al contrario, disfrutar del momento, de la preparación, de las decisiones que vayáis tomando; y si puede ser con tu pareja mejor.

Realmente, esta experiencia sólo la viviréis una vez, y debéis disfrutarla al máximo.

 

2. RELAJACIÓN Y DESCANSO

Aparte de seguir adelante con los preparativos sin que se os eche el tiempo encima, resulta imprescindible algún momento de relax. En estos tiempos en los que los novios deben compatibilizar su trabajo diario con la organización de un evento a mayor escala con una cena de navidad, el stress y el nerviosismo pueden apoderarse de vosotros y no serán buenos aliados para llevar a buen término vuestro enlace.

Al día de la boda debéis llegar lúcidos y resplandecientes. Para esa labor tendréis centros de estética especializados, maquilladoras, peluqueras,… y todo un conjunto de profesionales de la belleza que os dejarán relucientes. Pero, como base para todo ello, es absolutamente necesario un buen descanso. Cualquier momento entre medias será bueno tomarse unos días de relax, e incluso los spa son una muy buena alternativa para relajación de cuerpo y mente.

 

3. LA BODA ES VUESTRA, NO DE LOS DEMÁS

De otra parte, fundamental complacer solamente los gustos de ti y de tu pareja, es decir, no intentar complacer a todo el mundo porque los contrayentes sois vosotros y la fiesta es sólo vuestra. Los demás sólo compartirán ese momento con vosotros, y debéis tener claro que si os quieren de verdad, aceptarán vuestras decisiones porque querrán que seáis felices y estéis a gusto.

Nada impide que podáis escuchar diferentes opiniones e ideas al respecto, porque los consejos de los demás pueden aportarte muchas ideas que quizá inicialmente no tenías en mente, pero la decisión última será vuestra y sólo vuestra porque sólo vosotros conocéis el perfil de lo que os gustaría en “vuestra boda”.

 

4. CONFIANZA EN TI MISMA/O

Tampoco es óbice para que vayas a tu boda como si fueras la reina de Inglaterra y saludes a todo el mundo con la mano desde la distancia, pero ese día tú eres la estrella y debes confiar en ti misma más que en nadie, al igual que tu pareja.

Caminar erguidos y posando con determinación para las fotos, sentirse seguros de vosotros mismos cuando os salude la gente y os dén la enhorabuena. Si bien, todo ello debe gozar de la mayor naturalidad posible, con lo cual, debéis ser vosotros mismos, sí que debéis afrontar el momento con determinación, confianza y seguridad, creyéndoos realmente el papel protagonista que desempeñéis en ese día.

Los invitados os lo agradecerán porque tendréis una boda con carácter.

 

5. ACEPTAROS MUTUAMENTE Y MANTENER EL AMOR

El momento de después es quizá el más duro, pero también el más bonito. La regla de oro será quizá la de aceptaros mutuamente tal y como sois, con vuestras virtudes y vuestros defectos. Ninguna persona cambia con el tiempo, o sólo por firmar un contrato de matrimonio; la no aceptación de esta regla será la que en muchos casos produzca separaciones y divorcios.

En segundo lugar, mantener viva la llama del amor, creciendo juntos y viviendo la vida matrimonial, con sus alegrías y sus tristezas, en la salud y en la enfermedad, con todos los inconvenientes que vayan surgiendo en el camino, será fundamental para que perduréis largo tiempo. La comunicación sexual abierta, los pequeños detalles, las sonrisas, las caricias… irán poco a poco manteniendo ese amor que un día os unió, quizá para siempre.

                                                                                              TuBodayEventos